Deportes

Boca eliminó a Patronato por penales y es semifinalista

El conjunto de Battaglia no pasó del cero en los 90, pero fue letal en los penales y avanzó a la próxima instancia del certamen con el que busca llegar a la Copa Libertadores 2022.

Luego de eliminar a River por penales en La Plata, Boca hizo lo propio ante Patronato, para conseguir el pase a semifinales de la Copa Argentina, en lo que podría ser la última ventana para acceder a la Copa Libertadores 2022.

No hubo goles en los 90 minutos celebrados en el Estado Único Ciudad de las Madres de Santiago del Estero, a pesar de las buenas chances que crearon ambos equipos, en especial en la segunda mitad.

De esta manera, la definición se trasladó a los tiros desde el punto del penal, donde el «Patrón» falló el primero y Agustín Rossi tapó el segundo, mientras que el «Xeneize» acertó los cuatro y así sacó pasaje a las semifinales de la Copa Argentina.

Ahora deberá esperar rival, que saldrá del vencedor entre Argentinos Juniors y San Telmo, cuya fecha de partido aún no está confirmada.

El resumen del partido

El arranque le resultó prometedor a Patronato, ya que casi hasta el cuarto de hora no solamente le jugó de igual a igual a Boca, sino que hasta se arrimó con algunas posibilidades concretas al arco defendido por Agustín Rossi.

Pero conforme pasó ese tiempo de los entrerrianos en el partido, Boca empezó a tomar el contralor del encuentro por el propio peso jerárquico de sus individualidades, y por ende las acciones de riesgo se mudaron hacia el arco de Matías Ibáñez.

La usina generadora del fútbol del equipo dirigido por Sebastián Battaglia, que apostó a un equipo de «experimentados» para este compromiso, era por entonces Agustín Almendra, curiosamente el más joven de todos (21 años), ante la intermitencia del colombiano Edwin Cardona, hoy devuelto a la titularidad.

El de San Francisco Solano trataba de alimentar permanentemente a la nueva dupla ofensiva «xeneize» integrada por Norberto Briasco y Nicolás Orsini, que ante un Patronato parado más arriba de lo imaginado, encontraban espacios para preocupar a la última línea paranaense y provocar sucesivas tarjetas amarillas para sus componentes.

Por ello fue que el final del primer tiempo dejó la sensación de que Boca podría acercarse a la victoria, quizá más por decantación que por juego, ya que la falta de ideas, salvo Almendra, conspiraba contra esa posibilidad.

Pero apenas iniciado el complemento se lesionó Juan Ramírez y entonces el mediocampo boquense se quedó sin la única fuente de dinamismo que tenía, máxime cuando su reemplazante fue un jugador tanto lento de movimientos como Cardona, que fue Diego González.

A partir de entonces fue que el desarrollo del encuentro se emparejó y hasta promediar la segunda etapa ese equilibrio hasta le permitió en una acción ciertamente aislada y propiciada por el arquero Agustín Rossi con un error de cálculo, que el amonestado Gabriel Gudiño, de flojo desempeño, dilapidara una muy buena opción para abrir el marcador.

La función de Gudiño fue la de controlar al hoy nuevamente titular Frank Fabra y se terminó desgastando en esa tarea, dejando de lado lo que mejor sabe hacer, que es profundizar por el costado derecho del ataque de su equipo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba