Deportes

Liga Profesional de Fútbol: San Lorenzo venció a Boca

En medio de la interna que mantiene el "Xeneize" con los dirigentes de la Liga Profesional de Fútbol, el "Ciclón" se impuso 2-0 en la Bombonera.

Luego del cruce de declaraciones y acusaciones entre los dirigentes y de los fallidos pedidos de postergación, finalmente este martes se disputó el clásico en la Bombonera, en el que San Lorenzo derrotó a un Boca con mayoría de juveniles, por la tercera fecha de la Liga Profesional de Fútbol.

El equipo azulgrana se impuso con los goles de Gino Peruzzi, a los 30 minutos del primer tiempo, y Néstor Ortigoza, de penal, a los 2 del complemento.

El aislamiento al que debieron someterse los jugadores de Boca que viajaron a Brasil y que justamente terminó esta noche, obligó a que el entrenador de la reserva boquense, Sebastián Battaglia, reemplazante del aislado Miguel Russo, debiera recurrir a muchos chicos de la cuarta división para integrar totalmente el equipo que igualó 0-0 con Banfield.

Y para esta noche ante los de Boedo a ese equipo se les insertó a los experimentados Edwin Cardona y Frank Fabra, aunque los colombianos, que nunca realizaron ni un entrenamiento ni conocían a sus nuevos compañeros, recién hayan terminado en las últimas horas sus períodos de aislamiento tras regresar a la Argentina desde su país.

De las dos variantes la más sensible fue la de Fabra, ya que reemplazó al chico Valentín Barco, una réplica física y por que no hasta futbolística de Carlos Mac Allister como lateral izquierdo, que había sido figura en la cancha de Banfield.

Y esa variante le terminó costando cara a Battaglia, ya que de un error de Fabra en la marca, por lejos una gran debilidad suya a la hora de descubrirse las espaldas, llegó el primer tanto sanlorencista sobre la media hora del primer tiempo y nada menos que a través de un cabezazo de un exboquense como Gino Peruzzi, tras una gran acción individual de Ángel Romero, que hoy volvió al equipo junto a su hermano Óscar.

Hasta ese tanto, los 30 minutos anteriores habían transcurrido entre fricciones y arrebatos grupales, mientras que los experimentados Ortigoza y Cardona mantenían un duelo verbal, y hasta con algunos manotazos incluidos, muy particular, tratando ambos de «copar la parada».

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba