Cultura

Un escenario de Saladas llevará el nombre de un chamamecero

El Concejo Deliberante de la localidad resolvió bautizar con el nombre de Dominguito Espinoza las tablas del Complejo Turístico Municipal. Un verdadero homenaje al recordado acordeonista.

El Concejo Deliberante de Saladas aprobó por unanimidad bautizar “Dominguito Espinoza” al escenario del Complejo Turístico Municipal.

La iniciativa fue impulsada por Valeria Espinoza, hija del recordado músico, que presentó una lista de más de 160 adhesiones entre los que se encuentran nombres como Ofelia Leiva, Antonio Tarragó Ros, Mario Bofill, Gicela Méndez Ribeiro, el Chango Spasiuk, entre tantos otros. Además, personalidades como Ada Azucena, Verónica Noguera, Emiliano López, Marta Toledo, María Ángeles Castillo fueron multiplicando el pedido en una importante campaña de difusión en las redes sociales.

En diálogo con este matutino, Valeria comentó: “Con mi familia estamos muy felices y emocionados con esta gran noticia. Un reconocimiento hermoso para mi papá en un día tan emotivo y especial para todos los chamameceros con la declaración del chamamé como patrimonio. Como que se alineó todo para caer del cielo. Estoy inmensamente agradecida a las personas que nos dieron sus adhesiones, artistas, periodistas, difusores, amigos, público en general. Esto, para mí, fue un logro de todos, en conjunto, si no hubiera tenido el apoyo de tanta gente que quería a mi padre”.

Dominguito Espinoza nació en Jose C. Paz en la provincia de Buenos Aires el 9 de septiembre de 1965. Recibió de su padre Gregorio Espinoza, correntino de Concepción, el apego por el acordeón. De pequeño padeció meningitis, privándolo de caminar hasta los 4 años. En los ensayos de su padre tomaba una tablita para imitarlo. Antes de este hecho su padre le regala una Hohner (verdulera), que a los 5 años ya dominaba con destreza, llamando la atención en el desarrollo y armonía de los bajos a cargo de su mano izquierda. A los 11 años se constituye como revelación del ámbito chamamecero recibiendo el padrinazgo de Fito Ledesma, que lo alienta a seguir por el camino musiquero, recibiendo el mote de “El ángel del acordeón”.

EL LITORAL

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba